Lo bueno, lo malo y lo feo de la figura del escritor fantasma

12 Apr, 2019   |   de Pedro Alejandro Acosta   |   Haciendo tu blog

Para bien y para mal, con defensores y detractores, la figura del escritor fantasma es frecuentemente usada en la redacción de contenidos. Por ello, este artículo lo dedico a discernir sobre esta particular figura, en lo que corresponde a su uso en los blogs.

El término escritor fantasma o ghostwriter lo empleamos para describir al redactor que no ejerce públicamente la autoría sobre sus artículos. Es decir, en el caso que el redactor cede su derecho de autor, y sus textos son acreditados a otra persona. De allí que se use el término de escritura fantasma al producto, ya que el autor real del mismo permanece oculto al público.

La escritura fantasma es empleada con cierta frecuencia por agencias de contenidos o editores independientes. Estos generalmente subcontratan a escritores, para redactar contenidos según sus necesidades, y luego se presentan como los autores de los mismos. En mi carrera como redactor, he recibido diferentes argumentaciones sobre por emplean esta figura. Algunas de ellas son:

  • Plantel de redactores especialistas. Algunos blogs con temas especializados, como medicina, economía o ingeniería, tienen su plantel oficial de redactores. Estos son profesionales especialistas del área, lo que le brinda al blog parte de la reputación que ostentan. Luego, al contratar un redactor que no es especialista en el área, cubren dicho hecho con el empleo de la escritura fantasma.
  • Proceso de inducción. Cuando se incorporan nuevos redactores a la planta de escritores de un blog, es normal que se requiera un proceso de adaptación. Durante dicho proceso, es necesario que los redactores nuevos se adecúen al manual de estilo de redacción del blog. Dado que es un proceso que amerita mucha supervisión del editor, este puede convenir usar la modalidad de escritura fantasma durante la inducción.
  • Condiciones contractuales. Algunos editores independientes aceptan redacciones donde ceden inicialmente su derecho de autoría sobre los contenidos. Por ello, al subcontratar esta tarea, solo pueden ofrecerla bajo la modalidad de escritura fantasma.

Lo bueno de la figura del escritor fantasma

Todo en la vida tiene su lado bueno, y la escritura fantasma no es la excepción de dicha regla. Son varios los aspectos positivos que los partidarios de esta modalidad argumentan, los que te expongo a continuación.

Formación de competencias laborales

Todo los que nos dedicamos a la redacción freelance, antes de volcarnos a ella ya teníamos desarrollados algunos saberes básicos que usamos en esta labor. Estos conocimientos, habilidades y destrezas los obtuvimos en el estudio y ejercicio de nuestra profesión y/o actividad laboral original.

Ahora bien, el desarrollo de contenidos para blogs requiere de nuevos saberes, que en principio ni siquiera conocíamos de su existencia. ¿O acaso sabías lo que es una estrategia de redacción SEO, antes de dedicarte a la redacción freelance? ¿O habías escuchado hablar de Wordpress o cualquier otro sistema gestor de contenido que actualmente estás usando?

Para muchos, redactores ahora expertos, trabajar como escritor fantasma nos brindó la primera oportunidad de desarrollar dichos saberes. Ello bajo la atenta supervisión del editor o escritor que nos contrató, quien nos guió correctamente al camino del éxito. Fue una oportunidad única de aprender en el ejercicio, es decir, aprender haciendo.

Oportunidad de trabajo

La escritura fantasma representa una oportunidad ideal para quienes se incorporan al ejercicio de la redacción freelance. Son cientos de miles los sitios que requieren publicar contenidos con frecuencia, y que acuden por diversas causas a esta modalidad de redacción.

A pesar de la competencia, la escritura fantasma puede generar interesantes ingresos, que incluso resulten superiores a la de otros campos laborales. Ello dependiendo de la calidad de tu trabajo y de la amplitud de los proyectos para los que seas contratado.

Lo malo de la figura del escritor fantasma

Pero igualmente todo en la vida tiene un lado negativo, y la escritura fantasma no escapa de esta máxima.. Son variados los aspectos perjudiciales que los detractores de esta modalidad argumentan, los que te comento a continuación.

Pérdida de reconocimiento

Ya de por si es frustrante para todo redactor ver que los créditos de su esfuerzo se los lleva otra persona. Si a ello le sumas la dificultad que representa construir una reputación actuando en las sombras, comprenderás el desánimo que esta modalidad genera.

Como ghostwriter te es imposible desarrollar un portafolio creíble que mostrar a tus potenciales clientes. Por eso, nunca descuides la producción de tus propias obras, aunque sea en la modalidad de escritor invitado o colaborante.

Alta rotación de escritores

Si eres dueño de un blog y empleas escritores fantasmas, pronto descubrirás que deberás enfrentar una alta rotación de redactores. Los escritores fantasmas no suelen ser fieles a un trabajo, lo que en particular justifico. Es difícil desarrollar un sentido de pertenencia, en una labor que no ofrece proyección.

Una alta rotación de escritores implica que la forma y fondo de tus contenidos no se mantendrán uniformes. Más que un blog, tu página lucirá como un collage de artículos, que resultarán disonantes entre sí.

Por otra parte, apenas logres que tus escritores fantasmas dominen tu método de trabajo y el estilo de redacción de tu blog, ellos te abandonarán. Entonces, deberás iniciar un nuevo proceso de captación y capacitación para un nuevo grupo de ghostwriters. Solo para luego reiniciar este eterno ciclo, que te consume tiempo y recursos.

Lo feo de la figura del escritor fantasma

En muchas ocasiones, las editoriales y los redactores usan la figura de escritura fantasma, para subcontratar sus obligaciones. Y algunos de ellos, lo hacen exclusivamente con el fin de explotación comercial del trabajo ajeno. Una actitud que está desligada por completo de la justicia, y de la ética profesional.

He conocido casos de redactores que contratan un trabajo a razón de US$ 4,00 por artículo, y cancelan al escritor fantasma apenas US$ 0,50. Es decir, apenas ofrecen honorarios que representan 1/8 o el 12,5% del ingreso que perciben. Acá donde vivo, le acuñamos el término de explotación a esa clase de relación laboral.

Cómo si lo anterior ya no fuese suficientemente injusto, adicionalmente aplican otras técnicas deshonestas con los escritores, tales como:

  • Acusaciones falsas de plagio, para justificar la no cancelación de los honorarios devengados.
  • Exigencia de pruebas de redacción, que no son canceladas, y luego son usadas en publicaciones del contratante.
  • Modificación arbitraria de las condiciones contractuales, siempre en detrimento del escritor fantasma.

A manera de cierre, has podido ver como la modalidad de la escritura fantasma tiene sus pro y contras. Ello tanto desde el punto de vista del redactor freelance, como de quien contrata sus servicios. En lo particular, para mi la escritura fantasma es sinónimo de ganar indulgencias con escapulario ajeno.

Para complementar este contenido, consulta los siguientes artículos:
Cómo Crear tu Blog, Características de un Blog Exitoso, Cómo Empezar para Tener tu Propio Blog.

Y visita nuestras categorías, donde encontrarás información acorde a tu necesidad particular:
Haciendo tu blog. Crea tu Contenido. Consigue Lectores. Monetiza tu Blog, Entiende la Tecnología y Recursos.

Mantente al tanto de nuestras publicaciones y novedades, siguiendo nuestra página en Facebook. No dejes de visitarnos, pulsando acá.

Pedro Alejandro Acosta

Redactor y editor de Bloguero Pro. Soy de profesión ingeniero (Civil e Industrial), en esta etapa de mi vida dedicado a la redacción de artículos que espero te sean de mucha ayuda.